Telégrafo

Recepción ] Antecedentes ] Cronología ] Hardware ] Software ] Computadoras ] Redes ] Informática ] Personajes ] Empresas ] Frases Célebres ] Diccionario ] Humor ] Mapa del sitio ] Contáctanos ]

Recepción
Anterior
La imprenta
Electromagneto
Telégrafo
Teléfono

Somos el museo virtual más grande y mejor en español.

tecnotopia.com.mx review, PageRank, website value and SEO analytics
contador de visitas

La primera referencia documentada de un telégrafo eléctrico fue publicada por un tal "C.M." en la Scots Magazine, una revista Escocesa, el 17 de Febrero de 1753. El dispositivo consistía en llevar una cantidad de cables aislados de un lugar a otro, uno para cada letra o símbolo escrito del alfabeto. Los cables iban a ser cargados con electricidad desde una máquina a la vez, de acuerdo a la letra que representara. En el otro punto, el cable cargado atraería un disco de papel marcado con la letra o símbolo correspondiente, de tal suerte que el mensaje fuera deletreado. "C.M." también sugirió el primer telégrafo acústico, ya que propuso tener un conjunto de campanas en vez de letras, cada una de ellas de tono distintivo, para ser golpeadas por la chispa de su correspondiente cable cargado.

Hasta el momento, la identidad de "C.M.", quien fechó su carta en Renfrew, no ha podido ser establecida.

Durante la segunda mitad del siglo XVIII existen muchas referencias a telégrafos basados en las propiedades conocidas del "fuego eléctrico" (chispas), como lo son los escritos de Joseph Bozolus, un catedrático Jesuita de Roma, en 1767; Odier, un físico de Génova, en 1773; George Louis Lesage, en 1774, quien propusiera un plan similar al de "C.M.", utilizando cables subterráneos.

Un corresponsal anónimo del Journal de París sugirió la idea de conectar una campana de alerta para llamar la atención cuando llegara un mensaje, el 30 de Mayo de 1782, mientras que Lomond en parís divisó un telégrafo con un solo cable, en el cual las señales serían leídas por los movimientos de un pith-ball atraído. Este telégrafo fue presenciado por Arthur Young, como lo plasmó en su diario.

Claude Chappe, el inventor del telégrafo óptico o semáforo, intentó en 1790 crear un telégrafo eléctrico sincrónico. El cuál nunca funcionó. Chappe estaba particularmente interesado en la electricidad estática y llevó a cabo varios experimentos. Al iniciar la Revolución Francesa comenzó a considerar la forma de enviar mensajes rápidamente a través de largas distancias. Basado en el estudio de científicos anteriores y varios experimentos personales con diversos tipo de transmisores, su sistema fue desarrollándose.

Dado que el uso de electricidad estática resultó poco práctico en el momento, Chappe inventó un sistema óptico de transmisión, construyendo torres a distancias periódicas y equipadas con telescopios y con un dispositivo, también diseñado por Chappe, un semáforo. El sistema simple e ingenioso, consistía en presentar el semáforo, equipado con brazos móviles que se podían arreglar en diversas posiciones indicando palabras, letras o números, que eran leídos en la torre siguiente con el telescopio y retransmitidos sucesivamente hasta llegar a su destino.

Debido a la magnitud del proyecto, Chappe requería de permisos del gobierno para llevar a cabo pruebas, mismo que fue obtenido en 1791 y se iniciaron las pruebas en París, con poco éxito. En ese mismo año su hermano Ignatius Chappe fue elegido para la Asamblea Legislativa, lo que facilitó la presentación del proyecto de Chappe al cuerpo gubernamental en 1792.

 En 1793 la guerra estaba en su apogeo y el gobierno Francés requería de los beneficios que ofrecía el invento de Chappe, bajo la condición de que la administración de esta nueva forma de comunicación debería ser asumida por el Estado.

En menos de un año se concluyó la primera línea de 15 torres con separación aproximada de 120 millas entre cada una de ellas, fue ubicada estratégicamente entre París y Lille. En 1794 el telégrafo de semáforo visual de Chappe transmitió en menos de una hora la noticia de la recaptura Francesa de Condé-sur-l'Escaut, tomada por los Austríacos; un reto que pudo haber tomado 24 horas en transporte convencional. El sistema se consideró un éxito y se construyó una segunda línea entre París y Landau, siguiendo otras más.

El sistema fue copiado ampliamente en Europa, y  aunque Chappe fue titulado el ingeniero del telégrafo, existieron disputas sobre ello, lo que eventualmente, junto con otras situaciones, orillaron al suicidio de Chappe el 23 de Enero de 1805.

De manera paralela a Chappe, Don Francisco Salva y Campillo, de Barcelona, propuso en 1795 la creación de un telégrafo entre Barcelona y Mataro, ya fuera con líneas sobre o bajo tierra, e inclusive señala que podrían viajar a través del fondo del océano. En su propuesta, Francisco Salva indica que las señales serían con letras luminarias de papel aluminio.

El invento de Volta, la pila, en 1800, creó una nueva fuente de electricidad que se prestaba muy bien para funcionar con el telégrafo, y aparentemente Francisco Salva fue el primero en reconocerlo, ya que en ese mismo año propuso su uso y la interpretación de las señales por diversos medios, incluyendo la descomposición del agua.

En 1802 Jean Alexandre, hijo natural de Jean Jacques Rousseau creó el Telegraphe Intime, o telégrafo secreto, que al parecer era un aparato de paso a paso. Aunque nunca reveló su operación, se cree que fue eléctrico y contaba con un artefacto punzo cortante que se detenía en varios puntos en una pantalla. Alexandre afirmaba que había descubierto una materia extraña o poder que posiblemente y en general estaba difundido y formado en un tipo de alma del universo. Se atrevió a llevar su invento ante los ojos del Primer Cónsul, pero Napoleón se refirió a la materia como Delambre y no accedió a verlo.

Sommering, un reconocido anatomista Pruso, develó en 1809 un telégrafo que funcionaba con una batería voltaica y hacia señales por descomposición de agua. Dos años después su diseño fue retomado y simplificado por Schweigger de Halle, y por esta razón se cree que por el descubrimiento del electromagnetismo por Oersted, en 1824, el telégrafo químico pudo haber llegado al uso práctico.

En 1806, Ralph Wedgwood sometió a la Admirantería Francesa un telégrafo basado en electricidad estática, pero se le informó que el semáforo era suficiente para el país. En un panfleto sugirió el establecimiento de un sistema de telegrafía con oficinas públicas en diversos puntos del país. En 1816 volvió a intentar una versión mejorada de su telégrafo, y en esta ocasión se le informó que telégrafos de cualquier tipo son totalmente innecesarios.

En 1810, el Alemán Von Soemmering implementó un dispositivo con 26 cables, uno para cada letra del alfabeto, afianzados al fondo de una pecera. Cuando la corriente fluía por los cables la acción alectrolítica producía pequeñas burbujas. Al elegir los cables a energizar, podía envíar mensajes codificados a través de burbujas. Aunque el telégrafo de burbujas no fue muy exitoso, sí desperto el interés por la utilización de electricidad para la transmisión de mensajes.

En 1826-7, Harrison Gray Dyar, de New York, divisó un telégrafo en el cual la chispa manchaba papel tornasol, descomponiendo ácido nítrico, pero tuvo que abandonar sus experimentos en Long Island debido a un escrito que lo acusó de conspiración por llevar a cabo comunicaciones secretas.

En 1830, Hubert Recy publicó información sobre un sistema Teletatonidaxico (Teletatodydaxie), a través del cual la chispa eléctrica encendería alcohol indicando las señales del código.

Los telégrafos por chispa o fricción estaban destinados para ceder el paso a aquellos activados por corrientes voltaicas, como el modo químico de señalización fue mejorado por el del electromagneto. En 1820 los cursos separados de la electricidad y el magnetismo se encontraron en el descubrimiento de Oersted, de que una corriente confluente en un alambre tenía el poder de mover una aguja de brújula de un lado a otro de acuerdo a la dirección de la corriente.

Laplace, el matemático ilustre, en un momento observó que este hecho podría ser utilizado como telégrafo, y Ampere, a partir de esta sugerencia, publicó un plan factible. Antes de que terminara el año, Schweigger, de Halle, multiplicó la influencia de la corriente en la aguja al embobinar el cable en ella. Diez años después, Ritchie mejoró el método de Ampere y exhibió un modelo en la Institución Real, en Londres. Por ese tiempo el Barón Pawel Schiling, un noble Ruso, lo modificó todavía más, y el emperador Nicolás decretó la erección de una línea de Cronstadt a San Petesburgo, con un cable en el golfo de Finlandia, proyecto que nunca fue realizado debido a la muerte de Schiling en 1837.

De 1833 a 1835 los Profesores Gauss y Weber construyeron un telégrafo entre la cabina de física y el observatorio de la Universidad de Gottingen. En un principio utilizaron una pila voltaica, pero dejaron de utilizarla en favor al reciente descubrimiento de Faraday de que la corriente podía ser generada en un alambre por el movimiento de un magneto. La llave magnética con la que el mensaje era enviado producía con su movimiento una corriente eléctrica que, después de atravesar la línea, pasaba por un devanado moviendo un magneto suspendido a la derecha o izquierda conforme a la dirección de la corriente. Un espejo en el sistema de suspensión magnificaba el movimiento de la aguja indicando las señales al modo del galvanómetro de espejo Thompson. Este telégrafo, que era grande y lento, fue utilizado para fines no solo científicos, sino también para correspondencia en general. Steinheil, de Munich, lo simplificó y agregó una alarma en forma de campana.

Samuel Finley Breese Morse - Self-PortraitSamuel Finley Breese Morse es ampliamente conocido como el inventor del telégrafo electromagnético, sin embargo, en realidad, Samuel F. B. Morse creó el primer telégrafo comercialmente exitoso, aplicando ideas de otros inventores del mundo.

En 1832, cuando Morse era un profesor de arte y diseño en la Universidad de Nueva York, probó que una señal eléctrica podía ser transmitida por un cable, concibiendo la idea de lo que eventualmente se convertiría en el telégrafo. Para 1835 utilizó pulsos de corriente para activar un electromagneto que movía un marcador para producir códigos escritos en una tira de papel, lo que se podría considerar como el origen de un primigenio código Morse.

Al año siguiente modificó el dispositivo para marcar el papel con puntos y rayas, ofreciendo una demostración pública de su creación en 1838, pero no fue sino hasta 5 años después que el congreso, reflejando la apatía del público, ofreció US$30,000.00 en fondos para construir una línea experimental de telégrafo experimental desde Washington a Baltimore, cubriendo una distancia de 40 millas.

Seis años después, los miembros del congreso presenciaron el envío y recepción de mensajes a través de la parte construida de la línea de telégrafo. Antes de que la línea alcanzara Baltimore, en donde se llevaba a cabo la convención nacional Whig, Henry Clay fue nominado el primero de mayo de 1844, por lo cual la noticia fue enviada a Annapolis Junction, entre Washington y Baltimore, en donde el compañero de Morse, Alfred Vail, lo telegrafió al capitolio, siendo esta la primera noticia despachada por telégrafo eléctrico.

El mensaje "What hath God wrought?", enviado después desde la antigua cámara de la Suprema Corte, en el Capitolio de los Estados unidos a su compañero en Baltimore, inauguró oficialmente la línea completa el 24 de Mayo de 1844. Morse permitió a Annie Ellworth la hija de un amigo, seleccionar las palabras para el mensaje y seleccionó un versículo de Números XXIII,23: What Hath God Wrought?, que fue grabado en cinta de papel. El sistema primigenio de morse producía una copia en papel con puntos y rayas levantados, que posteriormente eran traducidos por un operador.

En 1836, Steinheil también divisó un telégrafo grabador en el que las agujas movibles indicaban el mensaje marcando puntos y rayas con tinta de imprenta en una cinta de papel, de acuerdo a un código artificial en el cual los símbolos más sencillos fueron asignados a las letras más comunes en el lenguaje Alemán. Con este aparato el mensaje era registrado a una velocidad de seis palabras por minuto. Los primeros experimentadores, en especial Francisco Salva, habían utilizado la tierra física como la parte de regreso del circuito, y Salva había propuesto utilizarlo en su telégrafo, pero Steinheil fue el primero en demostrar su valor práctico. En el intento de la sugerencia de Gauss, de utilizar lo rieles del ferrocarril de Nurenberg a Furth como la línea de conducción para un telégrafo  en 1838, descubrió que no funcionaban para ese fin, pero el error lo llevó a emplear la tierra como el retorno del circuito.

En 1837, el profesor Stratingh, de Groninque, Holanda, ideó un telégrafo en el que las señales eran creadas por electromagnetos actuando los martillos de dos gongs o campanas de diferente tono; y M. Amyot inventó una llave automática de envío en la naturaleza de una caja musical. De 1837 a 1838 Edward Davy, un cirujano de Devonshire, exhibió un telégrafo de aguja en Londres, proponiendo uno basado en el descubrimiento de Arago de que una pieza de hierro dulce es temporalmente magnetizada por el paso de una corriente eléctrica fluyendo a través de cable enrollado en él. Este principio fue aplicado con mayor profundidad por Samuel Finley Morse en su telégrafo electromagnético de impresión. Davy era un inventor prolífico y también bosquejó un telégrafo en el que gases emergían de agua descompuesta por la corriente, actuaban sobre una plumilla que grababa sus movimientos. Su más importante descubrimiento y aportación fue el relevador, que es un dispositivo auxiliar por medio del cual una corriente muy débil podía indicar las señales activando una batería local con el suficiente poder para activarlas o crearlas. Davy estaba en camino a convertirse en uno de los padres del telégrafo exitoso, cuando sus asuntos personales le obligaron a migrar a Australia, dejando el camino abierto para Cooke y Wheatstone.

En 1837, casi de manera simultánea con Samuel F. B. Morse, William F. Cooke y Charles Wheatstone, físicos Británicos, crearon y patentaron el telégrafo Wheatstone, igualmente con el principio del electromagnetismo, con la diferencia de que ellos investigaron la multiplexación utilizando 5 cables para desviar agujas de baja masa. Al aplicar distintas combinaciones de 2 cables a la vez, las agujas se movían para apuntar a letras del alfabeto en una matriz. Esta codificación 2 de 5 únicamente permite 20 combinaciones, por lo cual las letras z,v,u,q, j y c fueron omitidas. Aunque el sistema no era binario, sí creó las bases para sistemas multiplexados.

En 1867, según los registros de la Compañía Stock Ticker de Kalamazoo, MI, Eduardo A. Calahan, de la Compañía Americana de Telégrafos, inventó el primer instrumento de impresión de acciones (stock), en seguimiento a su idea de que los precios podrían ser arreglados a través de algún formato telegráfico. El sonido distintivo de este instrumento de impresión telegráfico eventualmente le hizo del nombre "tiqueador de acciones" ó stock ticker. La primera invención exitosa de Tomás Alva Edison fue una versión mejorada del tiqueador de acciones llamada Impresora Universal de acciones (Universal Stock Ticker)

En 1881, el Sistema Postal de Telégrafo fue iniciado por razones económicas y se unió con Western Union en 1943.

El telégrafo original de Morse imprimía el código en papel, sin embargo, en EE.UU. se desarrolló la operación para enviar por toque y recibir de oído. Un operador Morse entrenado podía transmitir 40 a 50 palabras por minuto. La transmisión automática, introducida en 1914, superó esa cantidad en más del doble.

En 1913 Western Union desarrolló la multiplexación, que hizo posible transmitir de manera simultánea hasta 8 mensajes a través de un mismo cable, cuatro en cada dirección. Las máquinas de teleimpresión comenzaron a aparecer en 1925. El Varioplex, introducido en 1936, permitió que un mismo cable llevara 72 transmisiones simultáneas, 36 en cada dirección. Dos años después Western Union introdujo su primer dispositivo facsímil. En 1959 Western Union inauguró TELEX, que permitía a los suscriptores al servicio de teleimpresión llamarse directamente entre ellos.

En 1900 el Canadiense, Fredick Creed inventó una forma de convertir código Morse a texto, conocido como el Sistema Telegráfico Creed.

Hasta 1877, todas las comunicaciones rápidas de larga distancia dependían del telégrafo. Ese año se desarrolló una tecnología que cambiaría nuevamente el mundo de las comunicaciones, el teléfono. Para 1879, un litigio entre Western Union y el primitivo sistema telefónico terminó en un acuerdo que separó ambos servicios.

Samuel Morse es mejor conocido como el inventor del telégrafo, pero también fue un reconocido pintor, caracterizado por su técnica delicada, honestidad y profundidad en el carácter de sus sujetos.

Ligas de interés

viñeta

Tu cumpleaños en la historia de la computación

viñeta Trivia
viñeta ¿Sabías tu que...?
viñeta Buzón de comentarios

 

 


Un miembro de
THOCF
The History Of Computing  Foundation

Servicios Legal Contribuciones Quiénes somos

Aceptamos saludos, felicitaciones, colaboraciones, aportaciones, información, sugerencias, patrocinios, donaciones en capital o especie.
Museo de la Informática y Computación Aplicada, DR(C) Héctor Francisco Rentería Toledo, 2003 - 2010 en trámite

The History of Computing Project



free web hostingHosting24.com web hosting